Una influencer hot sorprendió a militantes durante un acto de Alberto Fernández

0
1

Del interior del cuarto, salió una mujer con un atuendo muy sexie que rápidamente fue advertida por quienes celebraban con bombos y banderas el inminente arribo de la caravana oficial. La joven no se amilanó: se acomodó rápido al ritmo de los tambores y se sumó al festejo. Minutos después fue por más: se levantó el corpiño y mostró su cuerpo a la multitud, que festejó con un alarido.

Embed

[embedded content]

La protagonista de la historia es Jésica Fux, una suerte de influencer hot conocida en redes sociales como “Putita espiritual”. En las plataformas que administra, hay “sex tips” gratuitos: por ejemplo, hay un video en el que da consejos para practicarle “oral a ellos” al lado de otro sobre la importancia de “fluir con los cambios”; uno en donde regala trucos para hacerle “oral a ellas” al lado de un video donde habla de “ser espiritual”; uno donde da consejos para probar el sexo anal al lado de un video sobre la importancia de ser agradecidos. En sus sitios también hay imágenes audaces de lo que fue su intromisión en el itinerario presidencial por Chubut de un viaje que tuvo otros incidentes.

“Antes de mi ‘despertar espiritual’ digamos, antes de salir de la matrix y darme cuenta quién soy en esencia, era una piba normal. Iba a bailar, salía con amigas, me la pegaba, iba a fiestas electrónicas, lo normal”, contó en aquella entrevista con este medio. Iba siguiendo, además, los mandatos familiares de lo que se esperaba para ella: hizo casi cuatro años del traductorado público de inglés y se pasó a la carrera de Relaciones Públicas, de la que sólo le faltó la tesis para recibirse de licenciada.

Trabajó en McDonald´s, en Nextel, en una casa de comidas vegetarianas y en un call center hasta que un dolor en una rodilla la acercó a su primera “herramienta de sanación”: biodecodificación.

Cuando el jefe de Estado llegó Puerto Madryn ya había atravesado otra situación inquietante en Comodoro Rivadavia. El intendente de Trelew, Adrián Darío Moderna, aprovechó un hueco en una reunión del gabinete federal para esbozar una serie de críticas al gobierno nacional, especialmente al ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, que se encontraba en el lugar. Llamativamente, en el momento que se agudizaban las objeciones se cortó la transmisión oficial. Casualidades del destino. O quizás no.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here