Imputaron al psicólogo y a los dos últimos enfermeros de Maradona

0
5

Los tres nuevos imputados, que se suman al neurocirujano Leopoldo Luque y la psiquiatra Agustina Cosachov, son el psicólogo Carlos Díaz y los enfermeros de la empresa «Medidom» Ricardo Omar Almirón, quien lo cuidó en el turno noche/madrugada, y Gisella Lamadrid, quien lo hizo en el turno mañana.

La calificación en su contra es «homicidio culposo por negligencia u omisión», la misma por la que se investiga a Luque y Cosachov.

Por otro lado, en el marco de esta investigación, se volverá a convocar como testigo a Romina Milagros Rodríguez, conocida como “Monona”, la cocinera que trabajaba en la casa del country San Andrés y presente en el lugar cuando hallaron sin vida a Diego Maradona. Deberá presentarse a declarar el miércoles a las 12:30.

También fue citada a declarar Griselda Vanesa Morel, la psicopedagoga de Dieguito Fernando, el hijo del Diez con Verónica Ojeda, que siempre la acompañaba a ella en sus visitas al country San Andrés.

Hasta el momento Luque y Cosachov están en la mira de los fiscales que investigan la causa. El viernes la psiquiatra se presentó junto a su abogado en la Fiscalía general de San Isidro para conocer formalmente la imputación por “falsedad ideológica”, ya que se la acusa de mentir en el diagnóstico de Maradona: aseguró que el 20 de octubre vio al paciente, pero se confirmó que no fue así.

“Hace muy poco rato recibimos la notificación de que la fiscalía estaría dudando de la veracidad de un documento datado el día 20 de octubre y que habría sido confeccionado por mi defendida Agustina Cosachov. Esto es de rutina, a mí no me llama la atención ni me preocupa”, dijo el abogado de la imputada, Vadim Mischanchuk.

Mischanchuk descartó que el certificado fuera “trucho” y aclaró que lo que se discute es si refleja la realidad. Luego recalcó: “todo documento que haya confeccionado la doctora Cosachov refleja el estado (de salud) que ella íntimamente estaba convencida de que Maradona tenía en ese momento”. Pero admitió que pudo haber un error en las fechas de los documentos.

Luque, a su vez, fue imputado pocos días después de la muerte de Diego Maradona y el pasado 22 de enero los peritos caligráficos de San Isidro determinaron que la firma de Diego en uno de los papeles que tenía en su poder Luque no era auténtica y fue falsificada y esto complica la situación judicial del neurocirujano.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí