Hermanas Marull: “Las obras de teatro maduran”

0
9

Periodista: ¿La pandemia modificó la obra? ¿Qué le quitó? ¿Qué le agregó?

María Marull: Cuando la pandemia llegó estábamos cuestionando cosas más de ese período. Pudimos repensar y preguntarnos sobre el tiempo. El documental enriqueció la obra, nos acercamos al material, por ejemplo, apareció el río, que no estaba, y lo dejamos en la obra.

Paula Marull: Hoy veo que la pandemia funcionó como un tiempo que tuvimos de indagación porque pudimos trabajar con el material en formato audiovisual, los actores y actrices ensayamos. Ese tiempo vino bien, cuando empezamos teníamos el terreno allanado, eran personajes que ya conocíamos y teníamos más cerca. Claro que fueron muchos meses que tuvimos dificultades, el Zoom y problemas para filmar. Eso ya es un antecedente de la obra, lo tomo como la infancia de la obra y que ahora ya maduró.

P.: ¿Las obras maduran?

P.M.: Sí. Mauricio Kartun vino a ver un ensayo y nos decía que las obras maduran en las cabezas. Que uno escribe, pasa un tiempo y se nota que hace dos años venimos conviviendo con esos personajes y esa historia. Y apareció lo que no tiene que ver con lo audiovisual, el procedimiento teatral y cómo se cuenta la historia sobre el escenario.

P.: ¿Cuáles son los temas de la obra?

P.M: Muchas veces cuando uno está ensayando o antes de estrenar, cuesta distanciarse del material y las fichas caen después, aparecen nuevas capas gracias a la mirada de los otros. La obra se hace preguntas más que bajar respuestas. Se pregunta mucho sobre el tiempo, en qué lo estamos usando, cuánto pasó y cómo nos convertimos en esto que somos. Hay un contraste en cómo pasa el tiempo para quienes vivimos en la ciudad y en el campo, cómo era antes y cómo es ahora. Cómo pasa, por qué no nos alcanza, qué nos está pasando. También habla de escuchar la propia voz, cuánto podemos estar sin escucharnos, qué parte nuestra tuvimos que postergar, callar, dejar en el pasado para poder transformarnos en las personas que somos hoy.

M.M.: Otro es conectarse con la naturaleza propia. Amelia, su protagonista, va al río del pueblo, de su infancia, mientras está encorsetada en un personaje que pudo hacerse de ella misma y cada vez puede menos. Con la excusa de un trámite, vuelve y reconecta con esta parte de ella y que tenía olvidada. Se trata de encontrase con uno mismo y con esa voz que muchas veces no escuchamos.

P.: ¿Cómo ven la escena teatral?

P.M.: Siempre digo que el independiente es el circuito que más frecuento pero no tengo prejuicio, hay cosas de calidad y no tanta en ambos circuitos. Celebro que el teatro se mueva y genere trabajo.

M.M.: Hubo un volver a la actividad con mucha fuerza y ganas. Hubo mucha reposición, obras que no pudieron estrenarse y ahora se estrenan. Siempre cuesta pero es un buen momento teatral en ese sentido, la gente va, tiene mucha necesidad de ir, hay movimiento y propuestas.

P.: ¿Dejarán alguna vez de escribir sobre Esquina, su lugar natal?

P.M.: Hay algo que necesito seguir buscando, la escritura tiene que ver con eso que uno no se puede responder de una manera y necesita hacer una obra para estar ahí otra vez en ese lugar y verlo de otra manera. Me sorprende también que la pluma se me vaya tanto para Corrientes pero lo respeto y lo disfruto. También tengo otras obras que no transcurren ahí.

M.M.: Uno es el poeta que puede no que quiere. Uno tiene que escribir de lo que le sale, trato de no especular, de ser fiel, dejar que teclado fluya para donde tiene que fluir, sin juzgarlo ni especular. Luego la parte más ordenada lo reestructura. Vuelvo porque necesito y dejo que así sea. Siempre hay luz en los lugares que uno estuvo o visitó, e inclusive podemos mejorarlos. De eso se trata la magia del teatro.

P.M.: Hay algo más allá de donde vivan los personajes, creo en los detalles, en las historias chiquitas, en esas pequeñas viditas que todos tenemos, me conmueven esas cosas, conecto con eso, no me imagino escribiendo una obra de la guerra no sé dónde. Me conmueven las pequeñas batallas cotidianas, los héroes domésticos, esas vidas que todos tenemos. Pero en general no reflexiono sobre lo que escribo, sale.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí