Es cordobés, tiene un solo sponsor y es revelación en el US Open

0
2

Tenis

Es cordobés, tiene un solo sponsor y es revelación en el US Open

A sus 27 años, Pedro Cachín vive el mejor momento de su carrera. La actuación en Flushing Meadows lo meterá dentro del Top 50 del ranking por primera vez.


«Game, set, match, Cachín». La voz del umpire apenas se escuchó en el aire de la cancha 12 de Flushing Meadows, ahogada por la celebración del público, mientras él, Pedro Cachín, estaba tirado de panza en la cancha, con el rostro escondido en sus brazos, llorando. Eran lágrimas lindas, de felicidad, porque el cordobés acababa de firmar otra remontada épica ante el estadounidense Brandon Holt para meterse por primera vez en la tercera ronda de un Grand Slam.

El duelo fue una batalla de cinco sets ante un talentoso jugador, 303° del ranking, 24 años e hijo de la leyenda local Tracy Austin, quien venía de bajar en el debut a su compatriota Taylor Fritz, 11° preclasificado. Tres horas y 44 minutos de un durísimo juego, en las que el argentino, de 27 años, remontó una desventaja de dos sets a cero y terminó imponiéndose por 1-6, 2-6, 6-1, 7-6 (7-1) y 7-6 (10-6) para dar un paso más en el US Open 2022.

«Ni siquiera había terminado el partido y ya estaba casi llorando. Y eso que no soy de emocionarme mucho. Pero eso es lo que generan los Grand Slams. Se me vinieron muchos recuerdos a la cabeza», contó en charla con ESPN el nacido en Bell Ville, un verdadero luchador de la raqueta, que desde hace meses vive el mejor momento de su carrera.

Cachín forma parte de ese mundo de jugadores que van abriéndose camino con muchísimo esfuerzo, lejos del brillo del máximo nivel del tenis mundial en el que se mueven las grandes estrellas del circuito. Comenzó su carrera profesional en 2013, pero recién pudo jugar su primer main draw en un «grande» en mayo, en Roland Garros. Hace apenas siete semanas logró irrumpir en el top 100. Y este miércoles, sobre el cemento de Nueva York, se anotó el triunfo más importante de su trayectoria.

Porque le permitió romper una barrera inédita para él en este nivel de torneos, donde está jugando su segundo cuadro principal. Porque le garantizó dar un nuevo salto en la clasificación ATP y meterse por primera vez en el top 50. Y también porque le aseguró un premio de 188 mil dólares, un monto algo menor a los casi 220 mil que llevaba ganados hasta ahora en este 2022; dato no menor para él, que se banca todos los gastos de su vida en el circuito prácticamente solo, porque tiene solo un sponsor, Yonex, que le provee raquetas y equipamiento.

«Estos torneos son lo máximo, te cambian todo. Puntos y dinero. Te dejan programar mejor el futuro y te hacen creer en el presente», había contado tras superar el debut quien juega con ropa sin marca visible.

Aunque lloró este miércoles en Nueva York -adonde tiene hinchada propia, porque 10 miembros de su familia viajaron a verlo-, Cachín hace meses que no deja de sonreír. Tras tantos años de pelearla en los niveles más bajos del tenis profesional, finalmente pudo meterse en la elite.

Radicado desde 2014 en Barcelona -donde conoció a Alex Corretja, ex número dos del mundo, un segundo padre para él y quien lo sigue acompañando-, ganó en 2015 su primer título Challenger, en Sevilla. Pero luego cayó en un bache del que le costó salir.

Encima, tuvo algunas lesiones importantes. Sufrió una fractura por estrés en una de sus vértebras en mayo de 2016. Y la rotura de los ligamentos de un tobillo en julio de 2019, meses después de alcanzar los cuartos de final en Córdoba, su mejor torneo ATP hasta este momento, y de haber sido noticia por mandarle por correo a un chico del Congo una máquina encordadora que él usaba en sus primeros años, para reemplazar el palito que el pequeño utilizaba como herramienta.

Tardó en volver a sentirse bien dentro de una cancha y cuando finalmente estaba recuperando las buenas sensaciones, la pandemia de coronavirus frenó el circuito durante cinco meses y el ranking se congeló, lo que le impidió traducir buenos resultados en escaladas en la clasificación. Él siguió trabajando y en este 2022, logró dar un gran salto gracias, a sus destacadas actuaciones en el Challenger Tour.

En lo que va de la temporada lleva ganados cuatro trofeos y jugadas otras tres finales en el circuito. Antes de su paso por París, donde disputó su primer main draw en un Grand Slam (entró como lucky loser, tras no superar la qualy, y perdió en segunda ronda), fue finalista en Marbella e hilvanó títulos en Madrid y Praga. Luego de perder en la fase previa de Wimbledon, se coronó en Todi y llegó a la final en Verona, lo que le permitió meterse por primera vez en el top 100. Y hace dos semanas, justo antes de viajar a Nueva York, se coronó en Santo Domingo, sobre polvo de ladrillo, y trepó hasta el 66° escalón, su mejor ranking hasta hoy.

«Este año di un paso muy grande y todo lo que venga va a ser bueno para mi. Por eso lo trato de vivirlo a pleno», comentó el lunes. «Cuando di ese salto, mi miedo era no saber lo que iba a pasar y no estar a la altura, pero también me sacó presión. Estoy disfrutando mucho, aunque trato de vivirlo de una manera muy natural, intentando que no sea algo diferente para que no me cueste gestionar las emociones».

Ante Holt, en el segundo partido a cinco sets de su carrera -en la primera ronda había superado por 6-4, 6-3, 5-7, 1-6 y 7-6 (10-6) a Aljaz Bedene-, mostró un gran temperamento e inteligencia y logró, con paciencia y buen juego, revertir un panorama complicado.

«Había jugado la primera ronda de noche y hoy sentía la cancha demasiado rápida. Al principio, él estaba consistente y eficiente y yo, molesto y ansioso, quería terminar los puntos rápido y no lo conseguía. Una vez que encontré el ritmo de la cancha y la manera de jugarle, me di cuenta lo que tenía que hacer», relató.

«Después de perder los dos primeros sets, pensé ‘Peor no lo puedo hacer’ y arrancó otro partido. Empecé a competir todos los puntos. Ganar el tercer set me dio mucha confianza y la aproveché», agregó el cordobés, que enfrentará el viernes al francés Hugo Gaston. Sí, el mismo que lo eliminó en Roland Garros.

«Si hay una chance que como jugador querés agarrar, va a ser en un Grand Slam. Es un placer estar en tercera ronda y voy a seguir dándolo todo como vengo haciendo», cerró Cachín, el luchador del tenis que sigue en racha en Nueva York.

Fuente: Clarín.

Viernes, 02 de septiembre de 2022

Tn Corrientes

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí